Una de las cosas que más nos gusta de la ropa blanca es la luz que tiene, pero también tiene un gran inconveniente, que es muy delicada: es el color donde más visible se hace cualquier tipo de mancha y, si no se lava y guarda adecuadamente, la ropa blanca puede amarillearse o agrisarse fácilmente. Además, un de

scuido al meterlas en la lavadora con prendas de otro color puede hacer que tu ropa blanca deje de serlo.

Sabemos que lavar la ropa blanca correctamente puede acarrear algún quebradero de cabeza… Por esa razón, hemos recopilado algunos trucos y consejos que te serán muy útiles para obtener resultados impecables.

Cómo lavar la ropa blanca paso a paso

Aunque no lo parezca, la ropa blanca es la más fácil de lavar: es cierto que la suciedad y los roces son muy visibles sobre el color blanco, pero también es mucho más fácil quitar las manchas sin dañar el color.

En los próximos apartados te vamos a contar paso a paso como debes hacerlo para lavar ropa blanca en la lavadora o a mano.

1. Revisa la etiqueta de lavado

Como en cualquier tipo de prenda, lo primero que debes hacer para lavarla correctamente es mirar la etiqueta. Ésta te indicará si puedes lavarla a máquina o debes hacerlo a mano, o incluso si tienes que llevarla a la tintorería para que lo haga un profesional. También encontrarás otras indicaciones como la temperatura que acepta la prenda o si se puede o no planchar. Por ejemplo, si se trata de prendas de algodón o de un tejido igual de resistente, se pueden lavar a temperaturas altas y programar ciclos de lavado más largos.

2. Pretrata las manchas difíciles

Una vez hayas comprobado cómo debes lavar la prenda, revisa si ésta tiene alguna mancha antes de lavarla. Si es así, identifica primero de qué mancha se trata, ya que cada una es un mundo y, por tanto, se debe tratar de forma distinta. Te invitamos a echarle un vistazo a nuestro apartado “Cómo quitar manchas” para encontrar la solución que más se adapta a tu problema.

En caso de manchas resecas y difíciles como son las de sangre, salsas o aceites, también puedes optar por usar un blanqueante líquido con poder quitamanchas como Blanco Nuclear Gel:

  • Humedece ligeramente la mancha.
  • Aplica sobre ella un poco de Blanco Nuclear Gel: se adherirá a la mancha y penetrará hasta el interior de ésta.
  • Frota suavemente la zona manchada y deja actuar el producto unos 5 minutos antes de poner la prenda a lavar

No te olvides de revisar los cuellos y puños de las camisas y polos blancos: es una de las zonas dónde más suciedad se acumula por culpa del roce pero puede pasar desapercibido si no te fijas y metes la prenda directamente a lavar… y ya sabemos que cuando lavas una prenda sin pretratar las manchas, éstas se adhieren a las fibras y luego es mucho más complicado sacarlas. Además, lavado tras lavado van quedando restos y con el paso del tiempo la zona interior del cuello adquiere un tono amarillo haciendo que la camisa parezca vieja.

Así que échale un vistazo a esa zona, extiende cuellos y puños sobre una superficie plana, alísalos evitando dobleces y vierte un poco de Blanco Nuclear Gel en toda la zona antes de poner la prenda a lavar.

3. Lava a mano o a máquina

Ahora que ya sabes cómo recomienda el fabricante que laves cada prenda, hazle caso y ponte a ello. Si lo haces a máquina, recuerda que la ropa blanca solo debes lavarla con ropa del mismo color: si lo haces con ropa de color, incluso si éste es clarito como el beige, tu ropa blanca irá adquiriendo un tono gris bastante desagradable y tendrás que acabar aplicando nuestros trucos para blanquear ropa grisácea.

Una vez te hayas asegurado de que toda la ropa que metes en la lavadora es blanca, añade a tu detergente habitual un poco de Blanco Nuclear Gel: si añades de forma habitual este blanqueante tu ropa siempre mantendrá ese tono luminoso del primer día. Además, si ya ves que tus prendas blancas empiezan a perder ese brillo, este blanqueante lo recuperará: verás los resultados desde el primer lavado.

Si la ropa blanca a lavar es más bien delicada, se trata de lencería o simplemente prefieres lavarla a mano, coge un barreño con agua caliente (si la prenda lo permite), añade un cacito de Blanco Nuclear Gel y deja la prenda en remojo durante 20 minutos. Seguidamente cambia el agua, añade tu habitual detergente delicado a mano y lava la prenda tal como lo harías normalmente.

4. Cuelga las prendas al sol

¡Olvídate de la secadora! Por mucho que en la etiqueta ponga que sí que puedes usarla, si quieres que tu ropa esté realmente brillante, ¿por qué no aprovechar este blanqueador natural que es el sol? Tiende toda la ropa blanca en un sitio soleado y, una vez seca, verás qué cambio.

Cómo lavar ropa blanca muy sucia en la lavadora y a mano

Si la ropa blanca está muy sucia y se trata de piezas grandes como sábanas o toallas, te recomendamos lavarlas a máquina: selecciona un programa largo a la máxima temperatura que admitan las prendas. Puedes añadir, a parte de tu detergente habitual, un blanqueante como Blanco Nuclear Gel o Blanco Nuclear en Polvo: además de blanquear tus prendas y aportar luminosidad a los colores blancos y claros, ayudarán a eliminar la suciedad de forma efectiva.

En el caso de que las prendas blancas sean delicadas y quieras hacer el procedimiento a mano, sigue las indicaciones que te mencionábamos en “Lava a mano o a máquina” y, en vez de verter en el agua solo un cacito de Blanco Nuclear Gel, échale dos. También puedes cambiar este blanqueante por Blanco Nuclear en Polvo, que además es un potente higienizador, por lo que elimina la suciedad orgánica y los malos olores de raíz.

Recuperar el blanco de la ropa es posible

Con el paso del tiempo y tras sucesivos lavados tu ropa blanca puede haber perdido el blanco luminoso de cuando la estrenaste, aunque no la hayas usado mucho. Antes de darla por imposible y tirarla, ¡intenta recuperarla!

Si la ropa ha estado mucho tiempo guardada, especialmente en zonas húmedas y poco ventiladas, puede ser que haya adquirido un tono amarillo nada favorecedor o que incluso hayan aparecido algunas manchas amarillas. En este artículo sobre cómo blanquear la ropa amarillenta te explicamos todo lo que necesitas saber para devolverle el blanco original.

Y si lo que quieres es saber cómo blanquear la ropa blanca, te recomendamos que leas nuestro artículo para saber todos los trucos y consejos.

Consejos a tener en cuenta

Por último, ten en cuenta estos consejos si quieres que tu ropa blanca quede realmente impecable:

  • Nunca utilices lejía para blanquear las manchas: debilita y daña las fibras, y con el paso del tiempo la prenda irá adquiriendo un tono amarillo difícil de eliminar.
  • Si vives en zonas costeras o donde el agua es dura, añade un vaso de vinagre blanco o un producto antical: así evitarás que la cal y otras sales se redeposicionen encima las prendas y las agrisen.
  • Intenta no lavar las sábanas junto con las toallas: estas últimas sueltan pelusa que se deposita encima de los demás tejidos y es difícil de quitar. Además, las toallas admiten un centrifugado intenso que te recomendamos usar para que se sequen antes; en cambio, las sábanas necesitan menos centrifugado para que no queden tan arrugadas.

TAMBIÉN TE

PUEDEN INTERESAR

La guía definitiva para saber cómo blanquear la ropa

Mantener la ropa guardada durante mucho tiempo, no usar blanqueante en las coladas para que se mantengan blancas y lavar la ropa blanca con prendas de...

Saber más

¿Cómo blanquear la ropa blanca?

La ropa blanca es un imprescindible en cualquier armario. Todo el mundo tiene alguna prenda de ese color, ya que combinan con todo. Sin embargo, este ...

Saber más

¿Cómo lavar cortinas? Trucos y consejos infalibles

Están en la mayoría de las casas, son un elemento decorativo que, además, tiene la función de alejarte de las miradas indiscretas de los vecinos. ...

Saber más