Están en la mayoría de las casas, son un elemento decorativo que, además, tiene la función de alejarte de las miradas indiscretas de los vecinos. Pero las cortinas suelen acumular polvo, contaminación y malos olores, por lo que deben lavarse a menudo.

Seguro que más de una vez te has preguntado cómo lavar las cortinas de tu casa sin estropearlas. Pues bien, la solución la tienes en este artículo: te contamos todo lo que debes saber para lavar las cortinas, tanto blancas como de color, y que éstas queden impecables.

¿Lavar las cortinas a mano o en la lavadora?

Aunque lo más práctico es lavarlas a máquina (y de hecho en la mayoría de los casos puedes hacerlo), algunas cortinas pueden ser delicadas por lo que, en algunos casos, es necesario lavarlas a mano. Para asegurarte de que escoges la forma adecuada de hacerlo, antes de nada, revisa la etiqueta de lavado; si no la lleva consulta su composición en el sitio donde la compraste.

Lavar las cortinas en la lavadora

Si tus cortinas tienen aros o partes metálicas para colgarlas, introduce la parte superior dentro de una funda de almohada y átala con una cuerda o cordón de las zapatillas: así protegerás los aros de metal o enganches de las cortinas y evitarás que se enganchen y den golpes dentro del tambor. Seguidamente, introduce las cortinas dentro de la lavadora.

Usa tu detergente a máquina para prendas delicadas y añade el aditivo Iberia Soluciona Cortinas: gracias a su fórmula con siliconas, este aditivo alisa las fibras para evitar las arrugas y las ilumina, dejando unas cortinas resplandecientes. A continuación, selecciona un programa para prendas delicadas con agua fría y centrifugado suave (entre 400 y 600 rpm): de esta manera la lavadora quitará el exceso de agua sin arrugar excesivamente las cortinas.

Es importante sacarlas de la lavadora nada más terminar el programa de lavado, para que no cojan mal olor y se arruguen más de la cuenta. Una vez lo hayas hecho, y estando aún húmedas, cuélgalas en su sitio: si no, durante el proceso de descolgarlas del tendedero podrían arrugarse, haciendo que el uso del aditivo no sirviese de nada y tuvieras que pasarlas por la plancha (cosa que intentamos evitar).

Lavar las cortinas a mano

Si, por el contrario, tus cortinas no se pueden lavar a máquina y debes hacerlo a mano, tendrás que hacerlo en un lugar amplio como, por ejemplo, un barreño de grandes dimensiones o en una bañera. Utiliza siempre agua fría y un detergente a mano para prendas delicadas, además del aditivo Iberia Soluciona Cortinas, que respetará tanto tejidos como colores. Una vez las hayas enjabonado, acláralas bien para que no quede jabón entre las fibras.

Para que no chorreen, te recomendamos que hagas un centrifugado suave en la lavadora, sin agua y solo con las cortinas. De esta manera se eliminará el agua sobrante. A continuación, como te hemos comentado más arriba, debes colgar las cortinas directamente en su sitio final para evitar arrugas innecesarias: su propio peso hará que queden lisas y perfectas.

Si ves las cortinas son de color, ves que éste está muy desvanecido y quieres que vuelva a ser tan intenso como antes, también puedes teñirlas. Lee nuestro artículo sobre cómo teñir ropa a mano y sigue todos los pasos.

¿Cómo quitar las manchas de mis cortinas de tela?

Unas cortinas, por muy bonitas que sean, si tienen manchas dan un efecto sucio y desaliñado a la habitación. Por eso es muy importante que, una vez localizadas, trates de deshacerte de ellas.

Antes de ponerte a pretratar las manchas, es muy importante identificar de qué tipo son: no es lo mismo una mancha de bolígrafo que una de aceite o de salsa. Cada una de ellas necesita un tratamiento distinto.

Cebralín tiene una amplia gama de quitamanchas que solucionará cualquiera que sea la mancha de tus cortinas. Además, si se trata de manchas pequeñas fáciles de quitar, puedes intentar eliminarlas in situ sin descolgar las cortinas: simplemente humedece un poco la zona y aplica el quitamanchas Cebralín que más convenga dependiendo de la mancha.

Unas de las manchas más comunes son las de humedad, y por eso te vamos a explicar cómo quitar manchas de moho en las cortinas de tela blancas: coge un balde suficientemente grande para poder sumergirlas, llénalo de agua fría y añade, con cuidado, un poco de lejía. Déjalas reposar durante una o dos horas para luego aclararla y volverla a lavar de forma habitual. Recuerda que la lejía puede dañar las fibras así que, si se trata de un tejido delicado, olvídate de esta solución.

Otra forma de quitar las manchas de moho de la ropa es aplicándole una mezcla de vinagre y bicarbonato de sodio: extiéndela sobre la mancha directamente y déjala que actúe durante unos 10 minutos para, a continuación, frotarla. Una vez hecho esto, lava la prenda como lo harías normalmente.

Trucos para lavar cortinas blancas

Las cortinas blancas son las más versátiles, pues pegan con todo, pero a veces generan el doble de problemas que las cortinas de color, ya que el polvo y la suciedad son más visibles y, con el paso del tiempo, cogen un tono amarillento o grisáceo.

Para evitar esto ocurra, es importante tener en cuenta los consejos que te damos en el artículo cómo lavar la ropa blanca. Si, por el contrario, ya tienes el problema y lo que quieres es una solución, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre cómo blanquear ropa blanca.

PRODUCTOS

RELACIONADOS

TAMBIÉN TE

PUEDEN INTERESAR

Cómo quitar las manchas de óxido

Las manchas de óxido son muy engorrosas, no solo porque estéticamente dan una sensación de que la prenda es vieja, sino porque son manchas...

Saber más

Cómo quitar las manchas amarillas de la ropa

Seguro que alguna vez te has encontrado manchas amarillas en tu ropa blanca e intentar quitarlas te ha dado algún que otro quebradero de cabeza. Esta...

Saber más

¿Como blanquear ropa blanca grisácea?

El gris es una tonalidad que puede gustarte o no, pero lo que está claro es que no la quieres en tu ropa blanca. Y es un problema de lo más común: ...

Saber más